DICIEMBRE 2017
Beatriz Mato Otero
Beatriz Mato Otero, Conselleira de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio "La lucha contra el cambio climático constituye una prioridad para la Xunta de Galicia"

Con la presidencia de la Xunta de Galicia de Alberto Feijoo, en los albores de esta ya larga crisis, se unificaron en la actual Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio, las competencias en materia de medio ambiente y de urbanismo. Aunque esta iniciativa no fue contestada por los profesionales del medio ambiente y la sociedad en general, sin duda, a muchos nos preocupó. Cuando usted asume, en 2015 el cargo de Conselleira, ¿qué visión tuvo de esta situación?¿considera que se guarda debidamente la independencia de estas dos áreas?

Considero que la Ordenación del Territorio y el Medio Ambiente están muy relacionadas, ya que una buena ordenación del territorio sin duda redundará en una mejora ambiental. No hay más que ver como las ciudades más innovadoras en medio ambiente han mejorado en este ámbito de la mano de mejoras y planeamientos urbanísticos más sostenibles, teniendo en cuenta la movilidad o la eficiencia energética en sus propuestas de ciudad. Lo mismo en el ámbito rural, no hay mejor cuidado ambiental que un rústico ordenado y cuidado. Dicho esto, creo que cada una tiene su parcela competencia y que, si bien a nivel de planificación deben tenerse ambas cuestiones en cuenta, cada área tiene sus normas y su legislación bien definida.

Si analizamos las competencias en materia de medio ambiente: residuos, suelos, aguas, calidad del aire, prevención y control de la contaminación, biodiversidad, paisaje y cambio climático, ¿cree que no se producen influencias con los planes de desarrollo, cambios en la ordenación del territorio y otras iniciativas urbanísticas?¿en tal caso, cómo las están resolviendo?

Tanto los planes generales, como los planes parciales o especiales y los proyectos sectoriales, están sujetos al trámite de evaluación ambiental estratégica. Se trata de que la ordenación urbanística y territorial sea sostenible e integre los diferentes vectores que inciden en el establecimiento de unos documentos que guíen la transformación de suelo con criterios de la máxima calidad.

Hoy, parece que todo pivota entorno al Cambio Climático, ¿cómo definiría la política actual de la Consellería en este ámbito?; ¿cuáles son las principales claves de la misma?; ¿se están trazando estrategias que sean de amplia aplicación, más allá de cambios políticos que puedan darse con los ciclos electorales?

La lucha contra el cambio climático constituye una prioridad para la Xunta de Galicia. Estamos comprometidos con los objetivos fijados en el Acuerdo de París, un acuerdo que reconoce el papel de los gobiernos regionales en el cambio climático y que señala la pertinencia de elaborar estrategias a largo plazo para un desarrollo hipocarbónico. El Acuerdo de París no obliga legalmente a Galicia a elaborar una estrategia, pero entendemos que nuestra comunidad tiene que ser un referente en la lucha y adaptación frente a este fenómeno y, en consecuencia, estamos trabajando ya en la futura Estrategia Gallega de Cambio Climático y Energía 2050. Un documento ambicioso y multidisciplinar en el que se invitará a participar a todos los agentes con el fin de fijar las grandes líneas de acciones en la lucha contra este fenómeno.

Será una hoja de ruta que incorporará la consideración del cambio climático en la gestión territorial y permitirá identificar a todos los agentes implicados en el problema y definir las líneas de actuación en observación, mitigación y adaptación al fenómeno.

En definitiva, seSerá una estrategia de país, donde uno de los objetivos del proceso de elaboración es contar con la máxima participación. Aquí no caben políticas a corto plazo, tenemos que definir la hoja de ruta para los próximos 30 años.

Recientemente, hemos sufrido la peor ola de incendios e muchos años; con seguridad la más destructiva en lo que a bienes y personas se refiere. Aunque la competencia en materia de políticas forestales no compete a su consellería, si compete lo que se refiere al cambio climático, la falta de disponibilidad de agua, la pérdida de suelos, la destrucción de espacios naturales protegidos, etc. ¿Se está planteando alguna colaboración institucional? En tal caso, ¿qué resultados se están produciendo?¿Es usted optimista respecto a este problema, claramente estructural y, definitivamente, ambiental?

Desde la Xunta, como gobierno, se han tomado las medidas oportunas para hacer frente a estos incendios, y ya se ha aprobado también un decreto de medidas urgentes para hacer frente a los daños causados. Así mismo, desde esta consellería, concretamente las direcciones de Aguas de Galicia y Patrimonio Natural formamos parte de la mesa Postincendios que coordina las acciones a desarrollar cuando se producen daños como los ocurridos con los últimos fuegos. Y es aquí donde se establecen las actuaciones que corresponden a cada uno para evitar daños en los ríos y para regenerar las zonas afectadas de nuestras zonas protegidas como es el caso del Parque del Xurés. Yo creo que hemos mejorado en nuestro respecto por el medio ambiente, pero todavía queda mucho camino por recorrer y el fuego es un ejemplo de ello. Los que vemos a Galicia como un paraíso natural, que es lo que es, no podemos entender como alguien puede encender la llama para quemar árboles de gran valor en nuestros ecosistemas y poner en peligro vidas humanas.

Uno de los aspectos de la gestión ambiental que puede influir en la adaptación al cambio climático es el consumo responsable y la gestión de los residuos. En este sentido, el paquete sobre la economía circular de la Unión Europea determina objetivos claros de reducción de residuos, para ello se ha propuesto para 2030: reciclar el 65 % de los residuos urbanos; reciclar el 75 % de los residuos de envases; reducir el depósito en vertederos al máximo del 10 % de los residuos municipales; prohibir el depósito en vertederos de los residuos recogidos por separado; fomentar de instrumentos económicos para disuadir el depósito en vertederos, también para apoyo a los regímenes de recuperación y reciclado, entre otros. ¿Cree usted que el Plan de Residuos Industriales de Galicia (PRIGA) presentado a principios de este año, funda las bases para la consecución de los objetivos de la Unión Europea para el 2030?

Así es, no cabe duda. Trabajamos hacia el cambio del modelo productivo de usar y tirar, con un claro compromiso con el aprovechamiento y utilización responsable de los recursos; de ahí que los principios de economía circular se encuentren incorporados a la planificación en materia de residuos, tanto en el Plan de industriales (PRIGA) como en el de urbanos (PXRUG).

Con la futura ley de residuos, que estamos elaborando, y en la que esperamos contar con la participación de todos, cerraremos el círculo incorporando dichos criterios a una regulación con rango de ley. Nuestro compromiso es lograr una Ley innovadora, práctica y que se sitúa en línea con las políticas europeas. En definitiva, un texto que contribuirá al fomento del empleo verde en Galicia.

¿Considera usted que el PRIGA ha integrado debidamente la realidad industrial de Galicia?. ¿Qué tipo de instrumentos de apoyo se van a implantar para facilitar a las empresas gestoras de residuos su trabajo, en pro de la consecución estos objetivos?; ¿tiene previsto contar de una forma más eficaz y participativa con un sector cada día más profesionalizado? En tal caso, ¿qué instrumentos tienen previsto implantar?

El PRIGA es un plan que ha contado en su elaboración, con la inestimable colaboración del sector productivo gallego, y por lo tanto integra la realidad industrial de Galicia.

Desde su aprobación contamos con un instrumento que en sí recoge todas las medidas a implantar para alcanzar los objetivos establecidos a través de 17 programas de gestión, incluyendo uno transversal específico en materia de prevención. Asimismo, el propio Plan establece un exhaustivo control de seguimiento por si hubiese que realizar algún tipo de modificación ante una desviación imprevista.

La Consellería en su aplicación contará, como ha hecho siempre, con el sector a quien desde aquí agradezco su estrecha colaboración.

Son muchas las medidas que se han implementado en nuestro territorio en los últimos años, como la reducción de la cantidad de residuos enviados a vertedero -especialmente en el ámbito del denominado modelo SOGAMA - que, junto con otras actuaciones e inversiones realizadas, como las mejoras que se están llevando a cabo en la planta de Cerceda- , nos posibilitará ponernos a la cabeza en el cumplimiento de los objetivos fijados por la Unión Europea en materia de residuos.

Además, se han levado a cabo actuaciones de restitución del medio, como la eliminación de más de 240 puntos de vertido incontrolado entre 2016 y este año. Esta actuación de la CMOT a favor de los concellos, está contribuyendo a la eliminación de esta práctica de importante incidencia ambiental sobre nuestro patrimonio natural.

En los últimos años también se han realizado fuertes inversiones en el Laboratorio de Medio Ambiente de Galicia para mantener su operatividad en concordancia con las exigencias derivadas de las disposiciones normativas europeas; en particular para hacer frente a las necesidades de los planes de vigilancia de la calidad de las aguas derivadas de la Directiva Marco del Agua y para el fortalecimiento de la red autonómica de control de la calidad del aire, ampliando el número de puntos de medición y de parámetros analizados.

No cabe duda de que nuestra vocación es la defensa y conservación del medio, pero son los propios ciudadanos el eje fundamental para su conservación, de ahí que diariamente se realicen tareas de concienciación, educación y formación para conseguir una Galicia medioambientalmente responsable. Se trata de una labor que requiere dedicación y esfuerzo constantes, y no cabe duda de que queda mucho por hacer, por lo que la Consellería trabaja día a día en la innovación e implementación de nuevas iniciativas.

¿Qué destacaría como mejoras obtenidas en materia de medio ambiente, en Galicia, en los últimos años?

El saneamiento integral de nuestras rías. Desde el año 2009, hemos mejorado en 7 puntos la calidad de las masas de agua de nuestra Comunidad, pasamos de un 70% a un 77%, que se traduce en la recuperación de áreas de marisqueo, por ejemplo, o una mejor calidad de las aguas en las que nos bañamos en verano en las playas o cuando abrimos un grifo, que contamos con agua de más calidad y con más parámetros de control.

Este logro ha sido gracias a la inversión del Gobierno, el mayor esfuerzo inversor de la historia de nuestra autonomía en este sentido, con más de 1.000 millones de euros desde el año 2009. Esto se traduce en la ejecución de 350 actuaciones de saneamiento que beneficiaron a 165 concellos, en la construcción de 45 depuradoras con capacidad de servicio para más de 1,7 millones de gallegos y gallegas, es decir, más de la mitad de los gallegos.

No obstante, tenemos un ambicioso y claro objetivo: en el horizonte 2020 toda la planificación de saneamiento de las rías gallegas estará terminada y la mayor parte de las infraestructuras estarán ejecutadas o en servicio.