Conselleria de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda 01/07/2019

La Xunta expone en Bruselas su gestión del pacto de los alcaldes tras ser escogida como ejemplo de buenas prácticas en esta materia


La directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, María Cruz Ferreira, representa a Galicia en un encuentro que reúne hoy la representantes políticos de las regiones europeas implicadas en el pacto, el mayor movimiento mundial creado para unir fuerzas y buscar sinergias entre administraciones en materia de clima y energía

Subraya que son 116 los municipios que se sumaron a la iniciativa y otros 23 los que están en trámites de adhesión desde la puesta en marcha de la oficina técnica que coordina la iniciativa en Galicia y brinda apoyo y asesoramiento a los interesados

El objetivo del Gobierno autonómico es que el próximo año el 90% de los ayuntamientos de la comunidad estén adheridos, ya que la implicación de las administraciones locales resultará clave para poder conseguir la neutralidad climática antes de 2050

La Xunta de Galicia participó hoy en Bruselas en un encuentro de trabajo de alto nivel entre las principales regiones europeas implicadas en el llamado Pacto de los Alcaldes por el Clima y la Energía, el mayor movimiento mundial impulsado para unir fuerzas y buscar sinergias entre las diferentes administraciones competentes con el objetivo común de combatir el cambio climático.

La directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, María Cruz Ferreira, fue la encargada de representar a Galicia en la reunión que bajo el título Regiones europeas para el diálogo sobre el clima y la energía multinivel, abrió un debate constructivo entre representantes políticos de toda Europa alrededor del cambio climático y la transición energética, partiendo de su propia experiencia como coordinadora del pacto. Durante la reunión, los participantes pudieron conocer algunas de las mejores prácticas surgidas bajo el paraguas del Pacto de Alcaldes con el fin de demostrar el poder que tiene la gobernanza multinivel a la hora de impulsar acciones efectivas en materia de clima y energía.

Precisamente este mismo año los estados miembros decidieron comenzar a implementar el reglamento de gobernanza multinivel, estableciendo las bases para programar a largo plazo las políticas para avanzar hacia la neutralidad climática de la mano de las autoridades locales y de las regionales implicadas en el proceso.

Hace falta recordar que la Xunta tomó la decisión de participar directamente en el Pacto de los Alcaldes a finales de 2017, asumiendo el papel de coordinadora en la comunidad de las iniciativas que se lleven a cabo para conseguir los objetivos de la UE en esta materia. En este sentido, Ferreira Costa incidió en la buena acogida que está teniendo el movimiento en Galicia, sobre todo desde la puesta en marcha de la Oficina Técnica del Pacto de los Alcaldes, constituida el año pasado y activa desde el pasado mes de enero.

Así lo demuestra el hecho de que en la actualidad sean ya 116 los ayuntamientos adheridos y 23 los que están en trámite de adhesión, una cifra que avanza a buen ritmo y que sitúa a Galicia más cerca del objetivo final de que el año que viene el 90% de los municipios gallegos estén ya plenamente integrados en el Pacto de los Alcaldes por el Clima y la Energía.

En el conjunto de Europa hay ya 9.664 municipios adheridos al Pacto de los Alcaldes pertenecientes a 59 países, mientras que en el caso de España, son cerca de 2.000 las entidades locales implicadas en la iniciativa.

La Xunta trabaja cómo coordinadora del pacto desde la convicción de que los retos globales del cambio climático deben afrontarse desde las villas y las ciudades de manera unida y partiendo de la premisa “pensar global, actuar local”. Así, la directora general defendió en Bruselas el potencial del municipalismo gallego para combatir el cambio climático y contribuir a dar respuesta a los objetivos fijados por Europa para 2030, que se resumen en un 27% menos de consumo energético, un 40% menos de emisiones de CO2 y un 27% más de energías renovables.

En ese sentido, añadió que la implicación de los ayuntamientos es “determinante” en el proceso de transición energética y en la lucha contra este fenómeno, dada su mayor cercanía a la ciudadanía, por lo que recordó que el reto del Gobierno autonómico desde el momento en que asumió la responsabilidad y el papel de coordinadora del movimiento en Galicia, es lograr la adhesión al pacto de la práctica totalidad de los 313 ayuntamientos de la comunidad.

En todo caso, la Xunta quiere ir más allá y a través de la Estrategia Gallega de Cambio Climático y Energía, que se aprobará este verano, define el marco de actuación a medio y largo plazo con el objetivo de convertir a Galicia en una región climaticamente neutra en carbono antes del año 2050. Este horizonte había equipado a la comunidad con otras naciones punteras en la lucha contra lo cambio climático, como es el caso de Suecia, Francia, Costa Rica o Nueva Zelanda.

Funciones de la Oficina Técnica

La Oficina Técnica del pacto de los alcaldes fue activada por la Xunta a comienzos de este año para actuar como interlocutor directo con los ayuntamientos y servir de instrumento de apoyo a las entidades locales para que conozcan el marco regulador, legislativo y económico vigente, reciban asesoramiento individual para aumentar su resiliencia ante el cambio climático y detecten posibles sinergias con otros ayuntamientos. Desde que empezó a trabajar, la oficina mantuvo ya 100 reuniones de trabajo con municipios adheridos, que servirán de base para la elaboración de un inventario de emisiones y evaluar su vulnerabilidad a nivel local.

Las principales funciones de esta entidad consisten en asesorar a todos los ayuntamientos, ayudándoles a elaborar su propio Plan de Acción para el clima y la energía sostenible (PACES) para el cumplimiento de los compromisos fijados por la UE de aquí a 2030 o su Plan de adaptación; y la creación de redes entre ayuntamientos con similitudes geográficas, con el fin de poner en marcha acciones en común como vía eficaz para afrontar grandes retos globales, optar a apoyos y financiación y conseguir metas que serían inalcanzables de otro modo.

Al mismo tiempo, esta oficina también es la que canaliza, desde el momento en que el pleno municipal aprueba la adhesión, el propio trámite para unirse al pacto, cubriendo el formulario a través de la web de la UE, y encargándose de los posteriores trabajos de carácter administrativo.